Lo nuevo en la Liga Distributista

viernes, 30 de septiembre de 2016

Los peligros de "ilusionarse" con Trump


Donald J. Trump was pro-abortion up until birth until a very short time ago, and was so unfamiliar with the basic positions held by the pro-life movement that he suggested women be punished for having abortions. He’s on his third marriage, having cheated on his previous two wives and acting with extraordinary cruelty during the divorce proceedings. He talks about women in ways that no Christian can accept. He’s the first major presidential candidate to own strip clubs. He has a framed copy of Playboy on his office wall. Based on his refusal to answer the question—and it’s a pretty simple one, after all—it seems likely that he’s paid for abortions in the past. He doesn’t really care about the transgender bathroom debate or its implications. Aside from that, he is shockingly uninformed on many of the issues, as this week’s presidential debate highlighted. He’s also explosive, thin-skinned, and unable to ignore baiting by opponents. 

Jonathon van Maren, “The uncomfortable truth about Christian support for Trump”, Life Site News, Wed Sep 28, 2016.
--> Leer...

jueves, 29 de septiembre de 2016

Fracasado

--> Leer...

viernes, 23 de septiembre de 2016

La Historia es compleja y detesta las explicaciones maniqueas

Ya los "célebres" Albert Malet y Jules Isaac, en su L'âge classique (que con el título de La Edad Moderna fue libro de texto de Historia de 2º año de bachiller en la Argentina durante más de 50 años) reconocían el cambio de alianzas operado a fines de la Edad Media y que se mantendrá casi inalterado hasta la Primera Guerra Mundial. A veces desde estas latitudes esto no se comprende y por ello se cometen errores graves de interpretación histórica. 

Uno de los recurrentes errores es el que podríamos resumir como "Habsburgos buenos vs. Borbones malos". Recientemente pude apreciar en la palacio de Schönbrunn, en Viena, el pequeño monumento a "Eliott von Gibraltar" (sic). Éste no es otro que el Gral. George Augustus Eliott, Lord Heathfield, el "héroe del Gran Sitio de Gibraltar". Claro, es que no muchos saben (o quieren saber) de la "vieja alianza" entre la casa de Austria e Inglaterra (una de las razones porque Felipe II no apoyó a "la francesa" María Estuardo, mártir católica, contra su prima, la protestante Isabel Túdor), y que mantuvieron los sucesores de ambas dinastías (los Lorena-Habsburgo y los Hánover) hasta minutos antes de comenzar la Guerra del '14. Y es que Gibraltar fue el "premio" de Gran Bretaña por su apoyo al pretendiente Carlos de Austria durante la Guerra de Secesión Española. 

Por el contrario, en Múnich, capital histórica de la católica Baviera, pude apreciar la enorme cantidad de monumentos dedicados a Luis XIV, a Napoleón (los anticuarios están llenas de bustos grandes o pequeños del "Emperador de los franceses") y a su hijo adoptivo Eugène de Beauharnais, sepultado en la iglesia muniquesa de San Miguel. Era ésta la otra "vieja alianza" que vinculaba a Francia con la Baviera de los Wittelsbach, lo mismo que con la Casa de Estuardo británica. 



--> Leer...

jueves, 22 de septiembre de 2016

La Valise ou le Cercueil

"La maleta o el ataúd", el documental prohibido en Francia que cuenta la desesperada fuga de los pieds-noirs (argelinos de origen español, italiano y francés, algunos con siglos en el norte africano) tras la entrega gaullista de Argelia a la alianza islamista-marxista del Frente de Liberación Nacional.
--> Leer...

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Sorry


Lo siento si el panorama y la gente resultan decepcionantes de puro respetables y hasta razonables, y deficientes en todos esos aspectos que hacen que una biografía sea realmente popular. Lamento no tener un padre siniestro y brutal que ofrecer a la mirada pública como la verdadera causa de mis trágicas inclinaciones; ni una madre pálida y aficionada al veneno, cuyos instintos suicidas me hayan abocado a las trampas del temperamento artístico. Lamento que no hubiera nadie en mi familia más audaz que un tío lejano ligeramente indigente y siento no poder cumplir con mi deber de hombre verdaderamente moderno y culpar a los demás de haberme hecho como soy. No tengo muy claro cómo soy, pero estoy seguro de que soy responsable en gran medida del resultado final.

Autobiografía, de Gilbert Keith Chesterton.
--> Leer...

lunes, 19 de septiembre de 2016

Episcopado francisquista


Del nuevo obispo nombrado personalmente por el Papa Francisco:

[Periodista] Por ejemplo con el tema del matrimonio igualitario con el cual la jerarquía de la Iglesia se opone, desde este lugar en que decís que las leyes no tienen que ser prohibitivas, ¿vos estás a favor de que se avance en legalizar esto?: 

[Oscar Miñarro] "Sí, estoy a favor. Además, si yo digo que no se promulgue el matrimonio igualitario, ¿va a dejar de existir por eso? No, va a existir igual. Entonces, si existe la situación, ¿no tengo que favorecer que esa situación sea de dignidad para las personas que la están viviendo? ¿Que favorezcan una inserción mayor en toda la sociedad? Y yo, como Iglesia, ¿no puedo hacer sentir también que Dios acompaña esa situación?"
--> Leer...

El Clan

Anoche vi esta película sobre la banda de secuestradores que fue apodada "clan Puccio" por los medios. Sabía que tenía muchos errores en detalles y también que se quedaba corta frente a una curiosa historia (¿la realidad supera a la ficción?) que habría dado para un libro muchisímo mejor (una familia de rugbiers de San Isidro dedicados al secuestro extorsivo y el asesinato). 

Había sido advertido también que el film ignoraba algunos de los hechos más políticamente "incorrectos" según el relato construido en los últimos 33 años desde el fin del Proceso con todo el aparato de propaganda estatal empeñado en ello. Pero lo que sí no supuse era que esos errores y silencios tenían una clara intención canallesca: dejar entrever que todos los hechos aberrantes cometidos por el terrorismo subversivo fueron, en realidad, operaciones de inteligencia. 

Francella actúa mal (parece que sus dotes dramáticas se agotaron con El secreto de sus ojos) y los demás actores son de madera. La fotografía es relativamente buena (aunque hay un exceso de cámara quieta y planos panorámicos que nos recuerdan lo peor del cine argentino de los '80 —efecto quizá buscado por el director—) y el sonido es aceptable (por momentos nítido pero por otros sobrepasado por el sonido ambiente). La banda de sonido es muy dispar y no se corresponde completamente al período histórico (principios y mediados de los '80). Nada recomendable.
--> Leer...

martes, 13 de septiembre de 2016

Si alguien pretende "capacitar a los alumnos para que entiendan qué es el cristianismo", la zurda y gran parte de la derecha liberal salen a poner el grito en el cielo "¡adoctrinamiento!", "¡violación de la separación Iglesia-Estado!", "¡opresión de las conciencias de los niños!", "¡discriminación de las minorías religiosas!"...
--> Leer...

lunes, 5 de septiembre de 2016

Una economía al revés

En Zúrich, un país cuyo salario mínimo es diez veces el argentino, acabo de comprobar que un par de zapatillas de marca en la avenida "más cara del mundo" (Bahnhofstrasse) cuesta un tercio que en Buenos Aires. En la Argentina el proteccionismo sólo ha perjudicado a la gente común, ha beneficiado al empresariado y ciertamente no a los trabajadores.
Pero, para hacer marchar la economía contra la corriente, es necesario disponer de un poder enorme que pueda desviar las conductas humanas en sentido opuesto a su espontaneidad. Apelar al Estado, poder de poderes, es inevitable. Pero, como la economía es una actividad cuyo carácter privado recae, en función de su fin, sobre su origen mismo, es infalible que una economía de productores se convierta en colectiva con todo el desprecio para el consumidor, comprobado esta vez, que la socialización trae aparejado. [...] La apelación de los productores al Estado, o, más exactamente a eso que así se denomina hoy, termina por poner a éste en manos de una mafia parasitaria que nutre su voluntad de poder en esta “economía” (así debemos llamarla por falta de un nombre adecuado) a la que rapiña. [...] Cuando los productores se erigen en el fin del sistema, será preciso concluir —por dura que sea la lección— que semejante economía, no sólo no merece ese nombre, sino que es totalmente amoral y asocial. Ya no es economía porque no responde a su finalidad natural: el consumidor, que es el hombre. 

Marcel de Corte, "Para un humanismo económico", Ethos nº 1 (1973).
--> Leer...

 

  © 2009 Desde la Roca del Grifo

True Contemplation Blogger Template by M Shodiq Mustika