Lo nuevo en la Liga Distributista

martes, 29 de diciembre de 2009

Ecce sto ad ostium et pulso

Verumtamen Filius hominis veniens, putas, inveniet fidem in terra?

Muchos años atrás, un profesor nos dijo que la próxima “trinchera” a defender sería la de la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo. En ese tiempo, nos parecía algo muy lejano o, tal vez, cuya discusión estaría limitada a las sacristías como en tiempos de Loisy. A lo sumo, pensábamos, sería alguna formulación incomprensible a medio camino, a la manera de un Teilhard o un Boff.

Sin embargo, ha pasado el tiempo y nunca como en esta Navidad se ha visto (creo) un ataque tan grande y aparentemente bien coordinado contra Cristo. Desde los actos vandálicos israelíes contra los santuarios cristianos en Tierra Santa (curiosamente asumiendo “Nosotros matamos a Jesús”) [aquí o aquí], hasta quienes con su relativismo absoluto en materia religiosa demuestran su falta absoluta de fe cristiana (por ejemplo, el arzobispo católico de Westminster haciendo un ofrenda floral a los dioses hinduistas y dejándose ungir por uno de sus popes, el mismo día que el arzobispo de Orissa, en la India, denunciaba la violencia criminal de esos paganos). Desde la declaración del Tribunal Europeo acerca de que la exhibición de un crucifijo en el aula viola los derechos humanos o el proyecto británico para modificar el nombre de la Navidad por el de Wintermas (curiosamente con el apoyo de neopaganos), hasta esta nueva moda (aparecida en los Estados Unidos) de celebrar la jánuca judía (conmemorando la reedificación del Templo) y por la cual nos tuvimos que aguantar la provocación de candelabros (janukias) junto a los pesebres por toda la Ciudad de Buenos Aires durante este diciembre. O desde los mensajes del Cardenal instándonos a dejarnos querer por la ternura de Dios que es la feliz Navidad (¿?) y las navidades solidarias de Cáritas para que todos los niños tengan su juguete de regalo y los mayores su botella de sidra, hasta los papanoeles con el traje de Coca Cola instándonos a aprovechar las ofertas y poder consumir las 24 horas del día.

En fin una acción coordinada, consciente o inconscientemente, con el único fin de acallar la verdad de la encarnación del Verbo. Gaudete, gaudete! Christus est natus ex Maria virgine, gaudete!

No importa.

No olvidemos que Aquél que una vez vino como cordero volverá como león.


Deus autem non faciet vindictam electorum suorum clamantium ad se die ac nocte, et patientiam habebit in illis? Dico vobis: Cito faciet vindictam illorum.






Icono de la Natividad
siglo VII
Monasterio de Santa Catalina del Sinaí
[gentileza de Giovanni Fabriani y su lindo sitio sobre el Rito Greco-Bizantino y la Iglesia de San Atanasio de los Griegos en Roma]


--> Leer...

lunes, 21 de diciembre de 2009

"...Tenía todo menos la Fe..." (De los Samgrass, liberanos Domine)

El Sr. Samgrass era genealogista y legitimista; amaba a los monarcas desposeídos y conocía la validez exacta de las pretensiones rivales de los pretendientes de muchos tronos; no era un hombre de hábito religioso, pero sabía más que la mayoría de los católicos acerca de su Iglesia; tenía amigos en el Vaticano y, podría hablar largo rato acerca de la política y los nombramientos, diciendo cuáles eclesiásticos contemporáneos se veían favorecidos, cuáles no, qué hipótesis teológica reciente era sospechosa, y cómo tal o cual jesuita o dominico había patinado en hielo delgado o navegado cerca del viento en sus discursos de Cuaresma; tenía todo menos la Fe, y más tarde le gustaba presenciar la bendición en la capilla de Brideshead y ver a las damas de la familia con sus cuellos arqueados por la devoción bajo sus negras mantillas de encaje; amaba los escándalos olvidados de la alta sociedad y era un experto en las paternidades putativas; decía amar el pasado, pero siempre sentí que consideraba un poco absurda toda la espléndida compañía, viva o muerta, con la que se asociaba; era el Sr. Samgrass el que era real, el resto era una representación teatral. Era el turista victoriano, sólido y condescendiente, para cuyo entretenimiento se representaban estas cosas foráneas. Y había algo un poco demasiado vigoroso en sus modales literarios; sospechaba la existencia de una máquina de escribir disimulada en algún lugar del cuarto de los paneles.

-- Evelyn Waugh, Brideshead Revisited




Mr. Samgrass, de All Souls
[gentileza del excelente sitio de David Cliffe, An Evelyn Waugh Website.]

--> Leer...

viernes, 18 de diciembre de 2009

Propuesta para terminar con la inseguridad



"Las armas son necesarias
pero naides sabe cuándo;
Ansina si andás pasiando,
y de noche, sobre todo,
debés llevarlo de modo
que al salir, salga cortando."

[Fotografía y selección del texto de Martín Fierro gentileza de Eduardo Amorim.]

--> Leer...

jueves, 17 de diciembre de 2009

Recuerdo debido


First Principles, el interesante diario electrónico del ISI (Intercollegiate Studies Institute), trae hoy un recordatorio de la revista estadounidense Triumph, que dirigiera Brent Bozell entre 1966 y 1975, y que marcó un verdadero hito en el pensamiento católico de ese país de América del Norte.

Triumph
Patrick Allitt - 12/17/09

L. Brent Bozell fundó Triumph en 1966 como un periódico para los católicos romanos estadounidenses conservadores. Bozell era abogado y autor de The Warren Revolution (1966), un estudio crítico acerca de la Corte Suprema, muy activa durante la presidencia del Juez Jefe Earl Warren. También, era el cuñado de William F. Buckley Jr., con quien había trabajado en la National Review durante los once años anteriores a la fundación de Triumph. Bozell se encontró estupefacto ante los cambios ocurridos en la Iglesia Católica al concluir el Concilio Vaticano II (1962-65), especialmente porque éstos coincidían con las convulsiones sociales de los ’60 y la revolución sexual en los Estados Unidos.

Bozell y sus compañeros editores Frederick Wilhelmsen, Michael Lawrence, Gary Potter y John Wisner se opusieron a la tendencia de los católicos (ubicados políticamente tanto a la izquierda como a la derecha) a elegir y optar discrecionalmente entre las doctrinas y enseñanzas de la Iglesia. Creían que el propósito del Concilio había sido fortalecer la ortodoxia, no diluirla. Esperaban que la Iglesia continuase actuando como si Ella sola fuese el camino de la salvación, continuase procurando conversos y continuase condenando todas las otras religiones así como otras formas de cristianismo. Les disgustó el cambio del latín al vernáculo pero, poniendo la lealtad al Papa por sobre todas las otras virtudes, gruñendo lo aceptaron cuando llegó el momento. Enamorados del catolicismo español (las familias Bozell y Wilhelmsen pasaron años viviendo en España), dieron clases de verano en el Palacio del Escorial, cerca de Madrid. Wilhelmsen señalaba que España sola había derrotado a los dos mayores enemigos de la Cristiandad: el Islam en la Reconquista y el Comunismo en la Guerra Civil. En Washington (DC) un grupo de activistas lectores de Triumph, los “Hijos del Trueno”, montaron la primera manifestación pro-vida de los Estados Unidos en 1970. Impresionaron a los curiosos, vistiendo boinas rojas carlistas y gritando en castellano “¡Viva Cristo Rey!”

La National Review de Buckley siempre había sido ecuménica y siempre había tomado la enseñanza de la Iglesia con una pizca de sal (“¡Mater sí, Magistra no!” fue un titular en respuesta a la encíclica Mater et Magistra de Juan XXIII), e incluso predicó el agnosticismo cuando se presentó la cuestión del aborto en 1965. Cuando Triumph comenzó a cuestionar el rol de los Estados Unidos en Vietnam y su consonancia con la doctrina católica de la guerra justa, la relación entre Buckley y Bozell quedó dañada. Bozell declaró que los buenos católicos, en vez de ponerse de todo corazón del lado de la nación, debían distanciarse de los Estados Unidos debido a la violación de principios religiosos y políticos cuya negociación era imposible. La “tribu” católica, argumentaba Triumph a comienzos de los ’70, flotaba en un mar de herejía y paganismo.

Muchos lectores que habían aceptado el rigor de Triumph en materia religiosa se volvieron atrás cuando los redactores de la revista hablaron en contra del patriotismo; los lectores tampoco apreciaron el hecho de que Triumph fuese casi tan estridente en la condena del capitalismo liberal como lo era respecto al comunismo. La circulación cayó precipitadamente en los ’70. Desde 1972 comenzó a aparecer en forma infrecuente, y en 1975 la revista se cerró definitivamente. Ya en ese momento, su editor estaba siendo atacado por el desorden bipolar. En su día, sin embargo, Triumph había publicado artículos vigorosos de Wilhelmsen, editoriales brillantemente irónicas de Bozell y columnas provocadoras de colaboradores como Jeffrey Hart, John Lukacs y Thomas Molnar.

Para saber más:

  • Patrick Allitt, Catholic Intellectuals and Conservative Politics in America, 1950–1985 (Ithaca, Nueva York: Cornell University Press, 1993).
  • L. Brent Bozell, Mustard Seeds: A Conservative Becomes a Catholic: Collected Essays (Front Royal, Virginia: Christendom Press, 2001).
  • E. Michael Lawrence (editor), The Best of Triumph (Front Royal, Va.: Christendom Press, 2001).

Nota del Cnel. Kurtz: Agregaríamos como lectura adicional la excelente monografía de Gary Potter, “R.I.P. Triumph Magazine: A Memorial to an American Distributist Enterprise”, incluida en la obra colectiva de Tobias J. Lanz (Editor), Beyond Capitalism and Socialism: A New Statement of an Old Ideal (Norfolk, Virginia: IHS Press, 2008).



Fotografía de Frederick Daniel Wilhelmsen (1923-96), filósofo tomasiano, profesor durante décadas de la Universidad de Dallas (Irving, Texas) y uno de los fundadores del Christendom College (Front Royal, Virginia), orgulloso requeté honorario. [Gentileza de la bitácora Guard Duty].


--> Leer...

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Nueva sección: Imágenes del mundo



Islandia
[Gentileza de CortoMaltese vía el sitio de la revista More Intelligent Life.]

--> Leer...

viernes, 11 de diciembre de 2009

Horror vacui

El descubrimiento de la perspectiva lineal, atribuido generalmente a Filippo Brunelleschi y a los artistas del renacimiento florentino, se ha presentado desde hace tiempo como uno de los mayores logros del arte occidental. De acuerdo con la sabiduría convencional, este descubrimiento marca el comienzo de un arte de la pintura maduro, un arte de la pintura que muestra las cosas como realmente son, por oposición a las tradiciones primitivas que habían durado hasta la Edad Media.

Estamos tan acostumbrados a la perspectiva lineal que sin pensarlo la identificamos con el realismo; para los ojos modernos, una pintura “realista” es una pintada en perspectiva lineal. Alguien podría argumentar que la semejanza de esa pintura con una fotografía es una prueba de su realismo. Pero esto es un razonamiento circular; si no nos hubiésemos acostumbrado a considerar la pintura en perspectiva como la norma del realismo, nunca hubiésemos aceptado la fotografía también como algo realista. Puedo imaginarme un egipcio antiguo que inventa la cámara de fotos, para descubrir que no siempre muestra a la figura humana de perfil, concluyendo entonces que no funciona demasiado bien.

Una pintura en perspectiva es, de muchas formas, nada realista. Algunas de estas formas son obvias. Los sujetos no se mueven. Ni puede la persona que mira la pintura moverse, o la imposibilidad de los objetos dentro de la pintura para moverse en relación uno con otro revelará su artificio. El marco, con frecuencia rectangular, es difícilmente la periferia real de nuestra visión. Una pintura en perspectiva es la visión de un cíclope; las imágenes no se desdoblan en dos partes transparentes cuando los dos ojos enfocan en algo más lejano o cercano. Ni se hacen difusas o nítidas dramáticamente; en realidad, un objeto a pulgadas del ojo y un objeto a diez pies de distancia no pueden verse con el mismo detalle al mismo tiempo. Una pintura en perspectiva representa razonablemente lo que un hombre vería si mirase por un marco, con un ojo cerrado, sin moverse, hacia algo que no se mueve y que está lo suficientemente lejos para que sus ojos enfoquen sobre él en su totalidad. No sorprende entonces que la caja de trucos que Filippo Brunelleschi inventó para demostrar su descubrimiento de la técnica, ¡creara todas estas condiciones!




Pero existen formas más importantes por las cuales una pintura en perspectiva no es realista; presenta las cosas como se supone que son vistas, más que como se sabe que se ven. No se acomoda a la visión del ojo de la mente. Los niños dibujan de la misma manera que las culturas que no han adoptado la perspectiva en el arte; dibujan lo que es importante. Si saben de algo importante del otro lado de la pared, o más allá del alcance de su vista, lo dibujarán de cualquier forma si es necesario para lo que buscan comunicar en el papel. Y su importancia relativa con el mensaje determinará su tamaño y lugar en el dibujo. Ésta es la manera natural de composición en el arte humano, mientras que la perspectiva es algo que debe aprenderse.

En la mente medieval, la jerarquía, el ritmo y el número son las leyes fundamentales del universo. El arte se pintaba, dibujaba y tallaba del mismo modo en que la se escribía la literatura y se observaba el mundo natural; el simbolismo era el principio de animación. Lo literal es sólo uno de los cuatro sentidos de la realidad; los sentidos alegórico, tropológico y anagógico son igualmente reales, y igualmente necesaria es su representación.

En una pintura medieval del Juicio Final, Cristo está flanqueado por la Santísima Virgen y el Bautista; los apóstoles y los mártires los rodean, rogando por la causa de la humanidad. Los ángeles portan los instrumentos de la Pasión; las personificaciones o símbolos de la Justicia y la Misericordia pueden estar presentes. Los muertos se levantan de sus tumbas; San Miguel los pesa a escala; los demonios arrastran a algunos de ellos hacia la enorme boca del Infierno; los ángeles conducen a algunos hacia la puerta del Cielo.

La selección y la disposición de estos elementos debe ser teológicamente correcta; Cristo debe estar en el centro, los santos a Su derecha, los condenados a Su izquierda, los santos en orden según su dignidad. Hacer coincidir una composición así en el espacio “realista” de la perspectiva lineal, donde todos los cuerpos tienen el mismo tamaño y todas las líneas convergen a puntos en el horizonte, es casi imposible. Ni siquiera el genio de Jan van Eyck pudo lograrlo sin hacer trampa.



El arte medieval se comunicaba no sólo a través del simbolismo, sino también a través de la narrativa. Contaba historias de las Sagradas Escrituras, de las vidas de los santos, de la historia secular y de la vida diaria. El arte narrativo de este tiempo en tapices, vidrios y pinturas a gran escala debe distinguirse de una manera importante de la iluminación de manuscritos, y de la ilustración moderna. Una ilustración es una imagen que apoya un texto; un hombre lee lo que debería ver, y mira la imagen ya con la capacidad de identificar los personajes, el lugar y la situación. Pero un mural medieval no tiene ningún texto que apoyar; y si lo hace, el artista no puede depender de él para explicar el contenido de la imagen debido a que la mayoría de la gente que la ve es analfabeta.

Esto es realmente significativo; esta obra de arte no se apoya en una historia; es una historia. Necesita contar todo el asunto por sí mismo. Lo suficiente del tiempo y del lugar, de los personajes y de sus motivos, y de sus hechos, debe mostrarse para que un hombre comprenda la narrativa sólo mirando la imagen. Esto exige que mucha cantidad de detalles sean visibles; cada figura actúa o reacciona, pero esto no es menos verdadero; si un hombre medieval tomara una fotografía, que capturase un único punto de vista en un único momento, probablemente se agarraría la cabeza y pensaría qué se supone que sucedía en la historia.

Una gran cantidad de información debe incluirse en una pintura medieval para comunicar el simbolismo o la narrativa pretendida. La perspectiva es en realidad un impedimento para esto. En el espacio en perspectiva, la mayor actividad ocurre dentro de una angosta región entre el nivel del suelo y seis pies por encima de él. El resultado de esto es que las figuras están todas paradas una enfrente de la otra. Los artistas medievales con frecuencia liberaban el plano de la tierra, de modo que las figuras del fondo se viesen por encima de las del frente, no escondidas completamente por ellas.



Este arte llena todo el espacio disponible, sin desperdiciar nada como cielo vacío. El término que la crítica de arte utiliza para esto es horror vacui, el miedo al vacío. Es casi una convicción artística universal; sólo en el Lejano Oriente y en el tiempo moderno los artistas han valorado los espacios vacíos. Sólo los budistas y los nihilistas están interesados en la nada.

El desafío del cielo vacío especialmente afecta el arte eclesiástico. Verticalmente es una de las notas que define una arquitectura consagrada al culto divino; esto se ve exageradamente en la iglesia gótica. Los altares, las columnas, los vitrales y los muros son todos altos y angostos; no se acomodan a la perspectiva lineal, porque asignaría la mayoría de su espacio al cielo vacío.

Los artistas posteriores que hicieron uso de la perspectiva se enfrentaron con este mismo desafío; sus iglesias no eran tan puntiagudas como una catedral del siglo XIII, pero era aún más altas que anchas. No respondían el desafío muy bien; los artistas del Renacimiento llenaban el cielo con ruinas clásicas y los artistas del Barroco con nubes y querubines. Rellenos faltos de imaginación como éstos han estado obstruyendo el arte sacro por siglos.

Por más de quinientos años, el arte de la Edad Media ha sido difamado como primitivo e irrealista. Los historiadores del arte despreciaron a los artistas medievales por no haber desarrollado la perspectiva lineal. Pero existe una buena razón por la cual no desarrollaron la perspectiva lineal; no la necesitaban. Los dos propósitos más importantes de su arte – el simbolismo y la narrativa – se cumplían mucho mejor sin ella. Simplemente no era una manera demasiado inteligente de pintar, dibujar o tallar.

Traducido de la bitácora de Daniel Mitsui, The Lion and the Cardinal [http://www.danielmitsui.com/hieronymus/index.blog/1684264/horror-vacui/]. Las imágenes también han sido tomadas de ella.



--> Leer...

viernes, 4 de diciembre de 2009

Recomendamos



Con un interesante catálogo de obras en portugués, inglés, castellano, latín y francés. [Vía Ite ad Thomam.]
--> Leer...

miércoles, 25 de noviembre de 2009

El rey que vuelve

Y esta vez no es leyenda, sino hecho histórico.

CARLOS VII

“El 27 de febrero de 1876, tras cuatro años de épica contienda, concluía la tercera Guerra Carlista en las que las gloriosas, aunque no triunfantes, fuerzas legitimistas de Don Carlos VII deponían las armas para marchar al exilio llevando como único bagaje la esperanza de un regreso victorioso, que hiciera posible la solemne promesa de su monarca ‘Volveré para salvar a España’.”

– Bernardo Lozier Almazán, Presencia Carlista en Buenos Aires.


“En Valcarlos se vivieron, los días 27 y 28 de febrero de 1876, las últimas escenas de la segunda guerra carlista, que se saldó con una nueva derrota de las fuerzas contrarrevolucionarias. El pretendiente Carlos VII, que se hallaba en aquel lugar junto con los restos del que fuera su ejército, cruzó el 28 la frontera franco-española por el puente de Arnegui. Fue entonces cuando pronunció un ‘¡Volveré!’ que iba a quedar sólidamente fijado en el imaginario carlista, pero que nunca se haría realidad. La palabra de marras sirvió de título a textos y poesías, e incluso a una ‘polka militar’ que era interpretada a fines del siglo XIX en algunas fiestas; en plena Segunda República, el publicista aragonés Claro Abánades seguía recordando oportunamente a sus correligionarios que ‘en aquel “¡volveré!” del día 28 de febrero de 1876 iba encerrada una promesa, toda una predicción. …”

– Jordi Canal i Morell, Banderas Blancas, Boinas Rojas:

Una historia política del carlismo (1876-1939).


“Malas lenguas dicen que don Carlos no cumplió el ‘¡Volveré!’ prometido a su marcha por Danchariena una vez finalizada la guerra en 1876. Sin embargo, digamos que sí volvió en la vida civil y política posterior. Volvió en su hijo Jaime III, y en Alfonso Carlos I, hermano de don Carlos. También volvió cuando el liberalismo dio sus últimos frutos, esta vez animando el alma de los Tercios de voluntarios requetés levantados en Cruzada contra la República revolucionaria, aunque sea común entre los historiadores decir que los carlistas ganaron la guerra y perdieron en la paz.”

– José Fermín Garralda Arizcun, En el Centenario de la muerte de Don Carlos VII de Borbón (Pamplona: Julio de 2009).


“Volveré, os dije en Valcarlos, aquel amargo día, memorable entre los más memorables de mi vida, y aquella promesa, brotada de lo más hondo de mi ser, con fe, convicción y entusiasmo inquebrantables, sigo esperando firmemente que ha de cumplirse. Pero si Dios, en sus inescrutables designios, tuviese decidido lo contrario; si mis ojos no han de ver más ese cielo que me hace encontrar pálidos todos los otros; si he de morir lejos de esa tierra bendita, cuya nostalgia me acompaña por todas partes, aun así no sería una palabra vana aquel grito de mi corazón. Si España es sanable, a ella volveré, aunque haya muerto. Volveré con mis principios, únicos que pueden devolverle su grandeza, volveré con mi bandera, que no rendiré jamás y que he tenido el honor y la dicha de conservarlos sin una sola mancha, negándome a toda componenda, para que vosotros podáis tremolarla muy alta.”

– Carlos VII, Testamento político.



Carlos María de los Dolores de Borbón y Austria-Este
Duque de Madrid y heredero legítimo al trono de las Españas
Liubliana 30/III/1848 - Varese 18/VII/1909

--> Leer...

martes, 17 de noviembre de 2009

Gratamente sorprendido (por partida doble)

El domingo pasado caímos de casualidad en el programa de Susana Giménez mientras entrevistaba a un muchacho mexicano, actor que trabaja en los Estados Unidos, de visita en la Argentina. Eduardo Verástegui es su nombre y parece ser que es bastante conocido (disculpen nuestra ignorancia). Aquí su "sitio oficial".

Lo curioso (a estas alturas del mundo) es que se la pasó hablando de su conversión, la fe, la castidad, la Misa diaria, el arrepentimiento, el Rosario, la defensa de la vida del no nacido... No sé, alguno nos dirá que es una muestra del entusiasmo del converso. Pero, más allá de que ese entusiasmo no nos parece censurable en lo más mínimo (y hasta creemos que nos haría bien imitarlo de vez en cuando), nos emocionó su valentía en presentar su fe sin complejos y, a la vez, con mucho amor, frente a una Sra. Giménez que, al menos por el momento, quedó estupefacta (como nosotros, miserables gusanillos que decía San Francisco). Aquí pueden verse fotos (no encontramos video).

En el reportaje de que hablamos, el actor invitó a la Marcha de los Escarpines, una manifestación pro-vida que se realiza, desde hace unos años, todos los meses frente al Congreso. Nos pidieron que fuésemos y, bastante desganados, lo hicimos. Hacía más de diez años que no participábamos de una marcha pro-vida luego de comprobar en numerosas oportunidades que la táctica naturalista era completamente inconducente, por no recordar ciertas actitudes vergonzosas y vergonzantes del Episcopado y los "laicos profesionales" (léase, mandatarios de los obispos).

Al llegar, nos encontramos, para nuestra sorpresa, con un nutrido grupo de gente (especialmente jóvenes) que intentaba escuchar unas palabras de este muchacho mexicano. Decimos intentaba porque lamentablemente el altavoz no era lo suficientemente potente para hacer frente al ruido del tránsito. Tras esto, siguió el rezo del Rosario. ¡Gratísima sorpresa! Aún está nítido el recuerdo de cierto vocero cardenalicio prohibiéndonos el despliegue de símbolos religiosos en una de las últimas marchas pro-vida a la que asistimos (algo de eso contamos en un comentario en Wanderer). Parece ser que, inversamente proporcional al compromiso de la Jerarquía con la causa de la familia natural y cristiana (una Jerarquía más preocupada por el "diálogo", la economía y la sociología), crece la necesidad de sus defensores de recurrir a Aquél sin quien nada podemos hacer.

No todo son rosas, obviamente. Tanto en el Congreso, como en el Anexo de enfrente, no quedaba nadie, y los colectivos y autos que pasaban nos miraban como si viesen a monitos del zoológico. Por otro lado, si bien el grupo de manifestantes era notable, no se compara a la más insignificante de las marchas políticas. Estamos demasiado lejos aún de las marchas similares en España que hemos visto por televisión o a la que hemos podido asistir casualmente en los Estados Unidos.

Pero, en fin, no son estos tiempos de "masas", sino de pequeño rebaño... Deo volens, asistiremos a las próximas marchas de los escarpines. Y, cuando y si la estrenan, veré la película Bella de Verástegui.

--> Leer...

jueves, 12 de noviembre de 2009

Leyendas esjatológicas: El rey que vuelve (ii)

BARBARROJA

“Hasta este punto, todo el ejército de la Santa Cruz, tanto los ricos como los pobres, los enfermos como los que parecían sanos, había viajado bajo un sol que encandilaba y un calor de verano que quemaba, a lo largo de una vía tortuosa que los conducía a través de las peñas rocosas, sólo accesibles a las aves y las cabras de las montañas. El Emperador, que compartía todos los peligros, quiso moderar el calor y evitar subir los picos montañosos. De acuerdo con ello, intentó cruzar a nado el rápido río Calycadmus (hoy, Saleph). Como dice el Sabio, sin embargo, ‘no pretendas oponerte a la corriente de un río’. Sabio como era en otros asuntos, el Emperador estúpidamente puso a prueba su fuerza contra la corriente y el poder del río. Aunque todos intentaron detenerlo, entró al agua y fue arrastrado por un remolino. Quien había escapado de tantos grandes peligros, murió miserablemente. Permítasenos comentar el juicio secreto de Dios, ‘a Quien ningún hombre se atreve a preguntar: ¿por qué actúas así?’, cuando se lleva a pocos o muchos hombres con la muerte. El Emperador fue, de hecho, un caballero de Cristo y un miembro de su milicia. Fue tomado mientras acometía una laudable misión para recobrar la tierra y la cruz del Señor y, así, aunque fue tomado inadvertidamente, creemos que, sin duda, se ha salvado. Por lo tanto, cuando los otros nobles a su alrededor lograron, aunque demasiado tarde, ayudarlo, lo sacaron del agua y lo arrastraron a la orilla. Todos estaban afligidos con gran tristeza por su muerte; tanto que, de hecho, muchos, atrapados entre la vida y la muerte, habrían puesto fin a sus vidas junto con él. Otros, sin embargo, se desesperaron y, como si pareciera que Dios no cuida de ellos, renunciaron la fe cristiana para convertirse en paganos entre los infieles. El duelo y una pena ilimitada, no inmerecida por la muerte de tal príncipe, ocupó los corazones de todos, de modo que pudiesen lamentarse propiamente, diciendo con el profeta: ‘¡Ay de nosotros, porque hemos pecado! Por esto nuestro corazón está dolorido, por esto se nublan nuestros ojos.’ El Duque de Suabia, un príncipe ilustrísimo y heredero noble y legítimo de su padre, fue electo y aclamado como líder del ejército cristiano. El Duque tomó el cuerpo de su padre y lo condujo con él a la ciudad de Tarso, en Cilicia, donde los intestinos de su padre fueron devotamente sepultados. Aquí, el ejército se dividió. Algunos siguieron hasta Trípoli, que se encontraba en manos cristianas. Los otros, siguiendo al Duque de Suabia, marcharon hacia Antioquía. El 17 de junio llegaron al Puerto de San Simeón y el 19 de junio alcanzaron Antioquía, donde los mensajeros del señor León de la Montaña llegaron a encontrarse con el Emperador. Los enviados no habían aún sabido nada de la muerte del Emperador; enterándose allí, se vieron más afectados que los otros. En Antioquía, el Emperador recibió sepultura real, como correspondía. Acompañados por lágrimas desconsoladas, los restos de su cuerpo fueron depositados en la iglesia catedral de San Pedro, Príncipe de los Apóstoles.” – Anónimo, Historia de Expeditione Frederici Imperatoris in Orientibus partibus.

“La tradición nos dice que Barbarroja nunca murió, sino que permanece encantado en el corazón del Kyffhäuser. Se sienta sobre un trono de marfil frente a una mesa de mármol, con su cabeza descansando sobre su brazo, y su larga barba roja creciendo sobre la mesa como hiedra. Viste el manto imperial, y las formas de sus viejos cortesanos, como espectros, vienen de sus sepulturas de roca y colocan sobre su cabeza desnuda y vieja, la antigua corona de Alemania con diamantes resplandecientes. Su inocente hija es su única servidumbre, o, de acuerdo con otras leyendas, un enano. Los ojos del Kaiser están cerrados, pero de vez en cuando parece despertarse de su sueño encantado, y nueva vida parece animar los limbos rígidos. Pero no puede despertar, ni levantarse de su trono, ni dejar la cámara encantada hasta que los enemigos de Alemania caigan y ella sea libre.” – Maria-Elise Lauder, Legends and Tales of the Harz Mountains, North Germany.




Federico I de Hohenstaufen,
llamado "Barbarroja",
Rey de Germania e Italia,
Sacro Emperador Romano
(detalle de una iluminación en un manuscrito medieval)
--> Leer...

martes, 10 de noviembre de 2009

En el reino del Anticristo (triste final)

Actualizamos gracias a Alan Breck del FSTM, la noticia que diéramos los otros días:

Final trágico. Dejarán que ese bebé se asfixie hasta morir, o como dice el Telegraph, "se le permitirá morir" (hasta parece que sea él quien lo ha pedido).

http://www.telegraph.co.uk/news/653[....]er-father-withdraws-opposition.l

El padre cedió y los médicos del hospital se han salido con la suya. Hay que decir que no había que esperar nada positivo del juez, teniendo en cuenta lo que ha dicho. Lo único positivo es que, al no haber una decisión judicial, no va a crear jurisprudencia (creo).

"Después de que le dijeran que todas las partes estaban de acuerdo sobre el curso a seguir (la muerte del niño), el juez dijo: "Me parece apropiado decir una o dos palabras, no en jucio, sino en apoyo de este triste, pero en mi opinión, inevitable resultado"

"When faced with the awfulness of the situation in which they found themselves, these two young people have stepped up to the plate and discharged the responsibility that life had thrust upon them by each showing 100% commitment to their child in a manner which can only command profound respect and admiration."

The move comes a day after Andrew Bush, professor of paediatric respirology at Imperial College London, said a mother's wishes should outweigh those of a father.

Ahora no tengo tiempo para traducirlo. Básicamente el juez dice los padres, al delegar su responsabilidad en el hospital, han mostrado tener un 100% de interés/compromiso con su niño (¿a alguién le sueña esto a doublespeak de 1984?), de una manera que sólo puede producir respeto y admiración. Y un profesor de pediatría dice que los derechos de una madre "deben imponerse" a los de un padre. El aborto no es suficiente, se abre la puerta al infanticio después del parto.



--> Leer...

viernes, 6 de noviembre de 2009

En la noche oscura...

“¡Oh noche, amable más que la alborada!”, dice San Juan de la Cruz. Es éste un tiempo, desconectado de las consolaciones exteriores de los grandes siglos brillantes y positivos como el IV y el XIII, aquéllos tiempos de logros artísticos, políticos y científicos – lo que sintetizando llamamos culturales –, desconectados de tales consolaciones, y viviendo en una era angosta, vacía y maldita, de ansiedad cuando no desesperación, en casas baratas a muy alto precio – el dinero en sí es barato –, mal nutridos con alimentos desnaturalizados, sujetos a burocracias totalitarias, guerras de guerrillas, francotiradores, violaciones, ciencia materialista, religión relativista y una industria vacía de arte, el alma cristiana es forzada a una receptividad paciente, silenciosa e interior a nada más que la acción de Dios. Tipos ruidosos, vacíos y arrogantes, leyendo mal y confundiendo los tiempos, se apresuran a llamarnos a la acción, incluso a demostraciones salvajes y públicas de oración, en un show tonto de actividad eruptiva, infructuosa y destructiva, como los marinos en travesía a Tarsis mientras Jonás dormía en el refugio tranquilo y oscuro de la nave que se hundía.

Esta era quedó para mí simbolizada cuando llegué a una abadía benedictina que había sido magnífica en su época a dictar una conferencia para unos seminaristas. En la puerta de entrada, en vez del portero prescripto por la regla de San Benito, que debe dar la bienvenida a cualquier extraño como si fuese Cristo, había un sistema de intercomunicación con un cuadro anexo con los nombres y números de internos para marcar. Tras llamar en vano al monje que me había invitado a hablar, vagué por ahí entre las muy confortables instalaciones hasta que un trabajador seglar, con manos encallecidas, colocando grava en un camino – probablemente ni siquiera católico y ciertamente no un monje, pero sí un hombre honesto – me señaló hacia un edificio donde pensaba que podría haber conferencias. Finalmente al entrar, me dio la bienvenida un amigable prior o rector, que reía afablemente, vestido en su hábito, con una lata de Coca-Cola en una mano y un cigarrillo en la otra. Boccaccio habría disfrutado la escena, pero no San Benito, ni siquiera Chaucer.

Recíbanse a todos los huéspedes que llegan como a Cristo, pues Él mismo ha de decir: "Huésped fui y me recibieron". A todos dése el honor que corresponde, pero sobre todo a los hermanos en la fe y a los peregrinos. Cuando se anuncie un huésped, el superior o los hermanos salgan a su encuentro con la más solícita caridad. Oren primero juntos y dense luego la paz. No den este beso de paz antes de la oración, sino después de ella, a causa de las ilusiones diabólicas. Muestren la mayor humildad al saludar a todos los huéspedes que llegan o se van, inclinando la cabeza o postrando todo el cuerpo en tierra, adorando en ellos a Cristo, que es a quien se recibe.

La actual fascinación por la novedad y la informalidad en todo es un signo seguro de nuestro vacío espiritual. Cada semana en Misa, fieles confundidos y medio apóstatas se enfrentan a otra y a otra innovación superficial, como si girar el altar o dar la Comunión en ambas especies o en la mano pudiesen mejorar la realidad terrible del Sacrificio de Cristo. Baudelaire en ese libro amargo e irónico llamado El Splín de París, casi como si tuviese la Iglesia postconciliar en mente, explicó que

Esta vida es como un hospital donde cada paciente quiere cambiar las camas de lugar. Uno quiere sufrir junto a la estufa y el otro piensa que va a curarse junto a la ventana.

John Senior, The Restoration of Christian Culture



--> Leer...

martes, 3 de noviembre de 2009

En el reino del Anticristo

Copio la siguiente introducción y traducción de "Alan Breck" en el Foro Santo Tomás Moro:

Una historia muy triste en todos los aspectos.

Un bebé inglés sufré una enfermedad neuromuscular que hace que tenga que estar conectado a un respirador. Los médicos del hospital público en el que está quieren librarse de él y convencen a la madre de lo que hay que hacer es dejar que se asfixie, "por su bien, porque no va a tener calidad de vida". La madre se deja convencer, pero el padre (están separados) presenta batalla por la vida de su hijo. Y como la memocracia liberal todavía no ha llegado a su máximo nivel de desarrollo (cuando estas cosas se decidirán en un programa de televisión, por envío de SMS), es un juez quien decidirá sobre la vida o la muerte de este bebé.

Generalmente los artículos que he encontrado dan mucho asco, hablando de que el niño es "mantenido artificialmente con vida" (se podría decir lo mismo de toda la clase política, financiera y periodística, que si tuviera que ganarse la vida trabajando honradamente, se moriría de hambre) e insistiendo mucho en lo de la "calidad de vida", que nadie sabría definir, pero que sirve para condenar a un inocente a muerte.

Así que voy a traducir este artículo, que es de lo más decente que he encontrado (pueden encontrar artículos en español introduciendo "baby RB" en un buscador).

Padre del bebé RB lucha contra la decisión del hospital de desconectar apoyo vital.

Un padre cuyo hijo nació con una rara enfermedad neuromuscular recurrirá al Tribunal Supremo para tratar de evitar que un hospital retire el apoyo vital que mantiene al niño con vida.

Los doctores que tratan al niño (de un año de edad) dicen que su calidad de vida es tan baja que no sería de su interés (el artículo dice el del niño, aunque claramente es el de los doctores) mantenerlo vivo. Dicen que la madre del niño los apoya en su decisión. La pareja está separada.

El niño, conocido por razones legales como bebé RB, nació con un síndrome ¿miasténico? congénito, una enfermedad muscular que limita severamente el movimiento y la capacidad para respirar independientemente. El bebé ha estado en el hospital desde su nacimiento.

Si los doctores del hospital tuvieran éxito en su petición sería la primera vez que un tribunal británico ha ido contra los deseos de un padre y determinado que el soporte vital puede ser retirado a un niño que no tiene daños cerebrales.

Los abogados del padre dicen que el cerebro del niño no está afectado por la enfermedad y que puede ver, oír, sentir y reconocer a sus padres. Aparentemente también puede jugar con juguetes. Al tribunal se le mostrará videos del niño relacionándose con sus padres y jugando con sus juguetes.

Christopher Cuddlihee, un abogado del padre, dice que el caso es trágico: "El padre siente con mucha fuerza que el bebé RB tiene una calidad de vida que demanda que el trust/sociedad pública de salud continue proporcionando tratamiento para el soporte vital", dijo.

"El padre claramente adora a su hijo y quiere demostrar al tribunal que la petición del hospital debe ser rechazada".






Actualización [10-Nov-2009]:

Final trágico. Dejarán que ese bebé se asfixie hasta morir, o como dice el Telegraph, "se le permitirá morir" (hasta parece que sea él quien lo ha pedido).

http://www.telegraph.co.uk/news/653[....]er-father-withdraws-opposition.html

El padre cedió y los médicos del hospital se han salido con la suya. Hay que decir que no había que esperar nada positivo del juez, teniendo en cuenta lo que ha dicho. Lo único positivo es que, al no haber una decisión judicial, no va a crear jurisprudencia (creo).

"Después de que le dijeran que todas las partes estaban de acuerdo sobre el curso a seguir (la muerte del niño), el juez dijo: "Me parece apropiado decir una o dos palabras, no en jucio, sino en apoyo de este triste, pero en mi opinión, inevitable resultado"

"When faced with the awfulness of the situation in which they found themselves, these two young people have stepped up to the plate and discharged the responsibility that life had thrust upon them by each showing 100% commitment to their child in a manner which can only command profound respect and admiration."

The move comes a day after Andrew Bush, professor of paediatric respirology at Imperial College London, said a mother's wishes should outweigh those of a father.

Ahora no tengo tiempo para traducirlo. Básicamente el juez dice los padres, al delegar su responsabilidad en el hospital, han mostrado tener un 100% de interés/compromiso con su niño (¿a alguién le sueña esto a doublespeak de 1984?), de una manera que sólo puede producir respeto y admiración. Y un profesor de pediatría dice que los derechos de una madre "deben imponerse" a los de un padre. El aborto no es suficiente, se abre la puerta al infanticio después del parto.

--> Leer...

domingo, 1 de noviembre de 2009

¿Qué tomismo?



No abogo por un renacimiento de Santo Tomás del mismo modo que no abogaría por la construcción de réplicas de Mont Saint Michel o de Chartres. Éste no es el momento del día, para decirlo suavemente. Nada menos que un milagro podría producir un gran teólogo hoy, y pocas razones existen para presumirlo, ya que si bien los milagros operan más allá de la naturaleza, no ocurren sin una razón; y, además, si un gran teólogo escribiera hoy nadie lo comprendería. Un milagro mucho más probable que podríamos esperar es la destrucción de las Ciudades en la Llanura. Existe una analogía proporcionada entre las fuerzas dominantes de nuestro tiempo. La anticoncepción y la usura, como sabía Dante, son contrarios vinculado por la misma razón; la una hace estéril lo que es naturalmente fértil, la otra hace fecundo lo que es naturalmente estéril. La anticoncepción y la usura son la forma y la materia de la ideología industrial, y el vicio innombrable es su recreación apropiada. Uno dudo si Dios podría encontrar más santidad entre nosotros que el respeto que Abraham halló en Sodoma por las normas de la Humanæ Vitæ.



Santo Tomás ingresó a Monte Cassino a la edad de cinco años; dejó la abadía para ir a la Universidad de Nápoles a eso de los dieciséis, entró a los dominicos, estudió con San Alberto y se convirtió en el maestro más grande de su Orden y, eventualmente, de toda la Iglesia. Todos saben que una vez en éxtasis ante un crucifijo en Nápoles, o algunos dicen Orvieto, escuchó la voz de Cristo hablarle diciendo, “Has escrito bien de Mí, Tomás, ¿qué recompensa deseas?” A lo que Santo Tomás respondió, “No más que a Ti, Señor.” En 1274 comenzó un viaje a pie, lo que siempre hacía en todos los viajes, esta vez hacia el Concilio de Lyon, y cayó en una enfermedad fatal. Los carmelitas dicen que Nuestra Señora se llevó al Cielo a Santo Tomás y a San Buenaventura, ambos prematuramente casi al mismo tiempo, pues eran los líderes de un complot de dominicos y franciscanos para evitar que se aprobara la Orden Carmelita en ese Concilio. Dice la leyenda que una vez que no pudo ya caminar, sus compañeros lo pusieron en un burro, aunque protestaba por sentirse incapaz de sentarse en el animal que alguna vez llevó a tan gran Jinete. Los monjes cistercienses en Fossanova le dieron refugio. Al entrar, susurró: “Aquí está mi reposo para siempre, en el me sentaré, pues le he querido”, un versículo del Salmo 131, que se recita en Vísperas de Jueves en el Oficio Benedictino, de Miércoles en el Dominico. Todo el salmo, que comienza “Memento, Domine, David et omnis mansuetudinis ejus”, es un comentario de la vida de Santo Tomás y, especialmente, de la importancia de Santo Tomás en nuestro tiempo, pues es el tipo perfecto del intelectual activo que vivió en el capullo de una vida contemplativa, tejido lentamente con los delgados hilos de la música, hora tras hora, día tras día, a través de las vigilias de las noches, en la recitación del Oficio Divino, de modo que a la hora de su muerte tenía el hábito de la Vida Eterna ya formado. Santa Teresa dijo en una famosa figura,

Este gusano… comienza a labrar la seda y edificar la casa adonde ha de morir… Pues ¡ea, hijas mías!, prisa a hacer esta labor y tejer este capuchillo, quitando nuestro amor propio y nuestra voluntad, el estar asidas a ninguna cosa de la tierra, poniendo obras de penitencia, oración, mortificación, obediencia, todo lo demás que sabéis… ¡Muera, muera este gusano, como lo hace en acabando de hacer para lo que fue criado!, y veréis cómo vemos a Dios y nos vemos tan metidas en su grandeza como lo está este gusanillo en este capucho… Pues veamos qué se hace este gusano, que es para lo que he dicho todo lo demás, que cuando está en esta oración bien muerto está al mundo: sale una mariposita blanca. ¡Oh grandeza de Dios, y cuál sale una alma de aquí, de haber estado un poquito metida en la grandeza de Dios y tan junta con El; que a mi parecer nunca llega a media hora!

Santo Tomás fue tratado con tanta delicadeza en el monasterio, que temió por su humildad. “¿Cómo es, pregúnto, que esa gente santa me está trayendo leña a mí?” Ante los ruegos de los monjes, dictó un comentario al Cantar de los Cantares, que quedó inconcluso con su muerte, cuando, dirigiéndose directamente al Santo Viático mientras lo recibía, dijo:

Si en este mundo existe algún conocimiento de este Sacramento mayor que el de la fe, deseo ahora usarlo afirmando que firmemente creo y sé como cierto que Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre, Hijo de Dios e Hijo de la Virgen María, está en este Sacramento. Yo te recibo precio de la redención de mi alma, te recibo viático de mi peregrinaje, por amor del cual estudié, velé, trabajé, prediqué y enseñé. Nunca dije nada contra Ti, y si lo hice fue por ignorancia, no me obstino en mi error, y si enseñé algo equivocado, todo lo someto a la corrección de la Iglesia romana. En su obediencia me voy de esta vida.

Y, luego, sus palabras finales, una vez dichas por la Novia a Cristo en el Cantar de los Cantares:

¡Ven, amado mío, salgamos al campo!...

La leyenda dice que, en el mismo momento, el burro que había montado escapó de la caballeriza, corrió hacia el campo y murió – una historia franciscana de un fraile dominico que murió en una casa benedictina estricta, en quien la verdad estaba unida al amor, que es la definición formal de la Sabiduría. Dije que Santo Tomás no necesita renacer porque no está muerto. Está vivo y bien, pacientemente esperando durante aquellas vigilias de la noche junto a todos los que rezan el Oficio de la Iglesia. Algunas de sus propias oraciones están realmente presentes allí en varios lugares, especialmente en la Festividad de Corpus Christi: el Sacris Solemniis de Maitines, con la famosa estrofa inicial “Panis Angelicus”; el O Salutaris Hostia de Laudes; en la Misa la secuencia Lauda Sion; y en las Vísperas el Pange Lingua que termina con el Tantum Ergo Sacramentum cuyo responsorium sintetiza la dulzura de su amor por Jesús a cuya Presencia en el Santísimo Sacramento se refieren esas palabras. Las recordamos no sólo de las Vísperas de Corpus Christi sino también de la Bendición:

Omne delectamentum in se habentem.


John Senior, The Restoration of Christian Culture



Detalle del bajorrelieve del altar de la Capilla de Santo Tomás, encargado por el Cardenal Barberini (s. XVII) y que representa al Aquinate dictando su comentario del Cantar de los Cantares a los monjes cistercienses. La capilla se encuentra en el mismo lugar de la antigua celda donde murió el Doctor Común en el segundo piso de la Abadía de Fossanova. El querido fraile, Raimondo Spiazzi, recordaba la siguiente inscripción: Occidit hic Thomas, lux ut foret amplior Orbi, et candelabrum sic Nova Fossa foret, Editus ardenti locus et non fossa lucerna. Hanc igitur fossam quis neget esse novam?

--> Leer...

viernes, 23 de octubre de 2009

Responsum est quod Angli vocarentur

Real, noble, chivalric, glorious, merry Old England survives in the English and Anglo-American Catholic alone, and there it will survive, as long as our English tongue continues to be spoken. -- Orestes A. Brownson (1854).

"Les preguntó de nuevo, ¿cuál es el nombre de esa nación? Y le respondieron que los llaman anglos", cuenta la Historia Ecclesiastica de San Beda el Venerable acerca del encuentro de San Gregorio Magno con unos niños traídos de Inglaterra que unos mercaderes pretendían vender como esclavos. Luego de lo cual, el Papa envió a San Agustín de Canterbury a evangelizar la isla.* Más allá de ciertas vicisitudes históricas que no vienen a cuento, el hecho es que en unos siglos la que era una provincia perdida del Imperio Romano se convirtió en uno de los principales reinos de la Cristiandad.

Pero el proyecto de Papa Gregorio quedó trunco debido a la Reforma y el proceso revolucionario que ella abrió. Pero al mismo tiempo que las aspiraciones políticas de los católicas se veían frustradas tras la derrota de la última rebelión jacobita en 1746, se da inicio a una serie de acontecimientos que cambiarían el panorama inglés a lo largo del siglo XIX: el surgimiento del movimiento cisalpino entre los viejos católicos, el movimiento de Oxford entre los anglicanos, la masiva inmigración irlandesa y el nuevo impulso misionero del catolicismo europeo (fundamentalmente a través de congregaciones francesas e italianas).

Sobre el Movimiento de Oxford, recomiendo leer las completísimas explicaciones de "Jack Tollers" que aquí vinculo. En cuanto a la inmigración irlandesa, fruto del endurecimiento de las leyes de tierras (fines del siglo XVIII) y la hambruna de la papa de 1840-50, se ha escrito mucho y hay bastante navegando en internet. Lo mismo podemos decir de las misiones católicas de fines del siglo XIX. En una futura entrada de esta bitácora, nos ocuparemos de la situación de los viejos católicos, la fundación del Club Cisalpino, los Libros Azules y los juramentos de fidelidad a la dinastía de los Hánover, las excomuniones y las "Gordon riots", y finalmente la emancipación de los católicos, la restauración de la jerarquía y el apartamiento de los católicos liberales como Lord Acton.

Algo que es importante aclarar es que el Movimiento de Oxford no culminó en todos los casos en un regreso a Roma. No conozco estadísticas al respecto, pero es un hecho aceptado que el Movimiento tuvo un influjo importantísimo sobre toda la Iglesia Establecida de Inglaterra (anglicana), pero limitado a la cuestión litúrgica.** La teología desarrollada por los tractarians y sus discípulos no tuvo (y no tiene al día de hoy) mayor peso. Pero entre los que sí lo ha tenido, los llamados anglo-católicos, la realidad es que las opiniones teológicas son de lo más variadas, aunque en general han buscado profundizar en la (supuesta) apostolicidad anglicana, manteniendo vínculos con ortodoxos, vétero-católicos y jansenistas cismáticos... y también, con la Iglesia Católica Romana.

Supongo que al día de hoy, especialmente entre nuestros lectores católicos, ya estarán al tanto de lo que ha sucedido con el pedido de admisión en la Iglesia de la Traditional Anglican Church (un cisma dentro del anglicanismo) realizado hace dos años y presentado al Papa junto a un catecismo firmado por todos los representantes del grupo. Es significativo el hecho de que este proyecto, enmarcado en el más global de Reforma de la Reforma del entonces Cardenal Ratzinger, fuese encargado por el Papa a la Congregación para la Doctrina de la Fe y no a los dicasterios romanos y las comisiones episcopales encargadas del diálogo ecuménico. También lo es el hecho de que unos cuantos obispos de la TAC hayan sido consagrados por obispos cismáticos (pero cuyas órdenes son válidas) de la Iglesia Nacional Polaca, ¡por recomendación informal de la Santa Sede!

Quienes hayan seguido las recomendaciones que solemos hacer diariamente en esta bitácora y aparecen en el margen izquierdo de la misma, habrán tenido oportunidad de leer bastante al respecto. En especial, sugiero la lectura de todo lo publicado en la excelente Buhardilla de Jerónimo y las últimas entradas en De Lapsis. Los que se animen con el inglés, tienen también los imperdibles The hermeneutic of continuity, What Does The Prayer Really Say?, New Liturgical Movement y la columna de Damian Thompson en el Daily Telegraph.

Quedan aún picando unos cuantos temas prácticos y no menores:
  • ¿En qué consistirán estos ordinariatos personales que creará el Papa? En un primer momento, la prensa habló de la figura de la prelatura personal, que hoy sólo existe aplicada al Opus Dei. Luego se aclaró que estos ordinariatos serían análogos a los obispados castrenses o las eparquías orientales, e incluiría a los seglares sin necesidad de una afiliación especial (como en el caso del Opus Dei); por otro lado, canónicamente quedarían "blindados" (a diferencia de una prelatura que depende de la voluntad del Papa). Para más detalles, deberemos esperar.
  • ¿En qué quedan los innumerables grupos de "ecumenismo"? De este proceso queda claro que el Papa se ha impuesto al Cardenal Kasper quien lo desaconsejó por considerar que dañaría las relaciones ecuménicas con la Comunión Anglicana. Cosa que es bastante relativa, teniendo en cuenta que, pese a la reacción del arzobispo de Canterbury posterior a la conferencia de prensa dada junto con el católico de Westminster, se sabe que los anglicanos mainstream buscan por todos los medios deshacerse de elementos indeseados y buscapleitos -- como consideran a los anglicanos que no pueden tolerar la ordenación de mujeres y los matrimonios entre personas del mismo sexo.
  • ¿Cuáles serán las consecuencias (llamémoslas) geopolíticas de este hecho?
Está aclaro que este cruce masivo del Tíber ha tomado por sorpresa a los progresistas de ambos lados -- católicos y protestantes. Sin embargo, las reacciones no se demoraron: que si ésta no es la forma que debe tomar el ecumenismo, que si se ha debilitado a la Comunión Anglicana, que si la Iglesia ha cambiado su concepción acerca del matrimonio de sacerdotes, etc., etc.

Reflexionaban en The Anchoress, cómo a medida que va tomando fuerza el secularismo y el "evangelismo ateo", veremos el regreso a la unidad en la Iglesia Católica de numerosos grupos cristianos... y, al mismo tiempo, el endurecimiento de las posiciones secularistas (significativamente, el pasado miércoles el Osservatore Romano publicaba un "rescate" de las ideas de Karl Marx, publicitado por el Times de Londres). Por algo, la reacción de la revista The Tablet, decana del catolicismo inglés (y del progresismo), ha sido de rechazo -- se advierte sobre el peso que pueden tener en la Iglesia de ese país estos ex-anglicanos que no aceptan la ordenación de mujeres ni el casamiento gay; es más, especulan con el temor de que se conviertan en refugios también de viejos católicos hartos de innovaciones litúrgicas y doctrinales (el uso de Sarum o de Walsingham matiene toda la reverancia del rito romano).

Más allá de las especulaciones de los progresistas, que en algunos casos rayan la paranoia, el hecho es que parte del proyecto de Reforma de la Reforma emprendido por el Su Santidad Benedicto XVI incluye una redefinición del ecumenismo. No tiene sentido el diálogo con cuerpos eclesiásticos moribundos que no están seguros acerca de sus realidades o posibilidades doctrinales. Al mismo tiempo, se hace urgente en este momento un diálogo serio, desde posiciones honestas sin disfraz ni lenguaje melifluo, con grupos como el sector tradicional de la Iglesia Nacional Polaca, la Iglesia Católica Nórdica, los vétero-católicos, las iglesias orientales y ortodoxas o, incluso, desprendidos de las iglesias reformadas como la Unión de la Alta Iglesia de la Confesión de Augsburgo (Alemania); lo mismo que el movimiento de renacimiento de las peregrinaciones y romerías tradicionales que se está dando en el norte europeo.

Cuando el Papa constantemente debe vérselas con la quinta columna enquistada en la misma colina Vaticana, es necesario dejar de lado los diálogos inútiles e inconducentes y volver a buscar la reunión de todos los cristianos sinceros en la barca de Pedro. Aclarando todo lo que sea necesario en cuanto a cuestiones doctrinales pero sin aguarlas ni deformarlas.

Aún cuando podamos imaginar que estas dificultades internas [doctrinales] sean superadas y que iglesias enteras se aproximen de esta manera a la Santa Sede, no debemos subestimar la probabilidad de un rápido renacimiento de la interferencia estatal actualmente dormida. Los gobernantes podrían alarmarse y trabajar contra el proyecto con toda su energía...; y esto es más cierto desde que el anticlericalismo agresivo se ha quedado con tantos gobiernos de las potencias mundiales, y lucharían incluso apelando a prejuicios raciales y alentando campañas de desinformación y opresión... Debemos repetir que pueden existir individuos que toleren tales persecusiones, pero las masas que suponemos conforman estas iglesias ansiosas de reunirse serán con toda probabilidad amedrentadas, y se quebrarán.
No debemos de hecho olvidar que estamos todos en las manos de Dios y que Dios puede en cualquier tiempo intervenir con alguna señal de la providencia para mover los obstáculos del camino de la reunión corporativa. Pero no tenemos ningún derecho a dar por sentadas intervenciones de este tipo. ... No puede ser nuestro propósito preguntarnos si... existe alguna posibilidad de una eventual restauración de la Cristiandad con la unidad que alguna vez tuvo. No existe posibilidad, ¿pero por qué debe haberla? ... No parece posible que, en este tiempo de individualismo, naciones enteras se vean atraídas a esto, ni existe ninguna promesa Divina de que lo haya. Otros tiempos podrían traer perspectivas mejores, pero si lo harán, no lo sabemos.
Sin embargo, aunque las perspectivas de una reunión corporativa parecen desalentadoras, los católicos haremos muy bien en apreciar y apoyar los esfuerzos de aquellos miembros de otras comuniones que se ven cautivados por este espléndido ideal y que piensan que de una forma u otra es una realización posible. Podemos con seguridad confiar a la Providencia Divina determinar qué curso tomará el actual movimiento de reunión en última instancia y, mientras tanto, podemos enfatizar el punto sustancial que los católicos y otros tenemos en común: el deseo mutuo de ver removidas las barreras que nos separan.
Podemos cooperar también trabajando por la buena causa de formas útiles sin abandonar nuestros principios. Podemos, por ejemplo, cultivar relaciones personales de amistad... Y podemos cooperar más aún en la remosión de estos obstáculos mediante esfuerzos positivos para comprendernos unos a otros correctamente... mostrando predisposición para dar explicaciones simples del verdadero carácter de nuestras creencias y prácticas. ... Sería, sin embargo, imprudente que los católicos esperen que sus amigos no católicos se convenzan rápidamente por las explicaciones que aquéllos les den. Las convicciones tardan en cimentarse; además no corresponde el agente humano irrumpir en el oficio que el Espíritu Santo se reserva para sí mismo.***

---------

* En realidad San Agustín y los suyos evangelizaron principalmente a los anglosajones que ocupaban el Oeste y el Sur de la actual Inglaterra. La población britana (romanizada o no), mayoritaria en el Este de la isla, ya había sido evangelizada por misioneros venidos antes; lo mismo que irlandeses, escoceses y pictos.

** En la misma época de mayor presitigio del Movimiento de Oxford (y la high church en general) en Gran Bretaña, en los Estados Unidos se producía un importante reflujo hacia la Iglesia Episcopal (rama estadounidense del anglicanismo) y el abandono de denominaciones "no conformistas" y sectas fundamentalistas como los puritanos, unitarios, cuáqueros, etc.

*** Sydney Smith (1912), The Catholic Encyclopedia. Nihil Obstat: October 1, 1912. Remy Lafort, S.T.D., Censor. Imprimatur: +John Cardinal Farley, Archbishop of New York. Resaltados propios.

Fotografías de Misas en el llamado "Uso Anglicano"







--> Leer...

martes, 20 de octubre de 2009

Leyendas esjatológicas: El rey que vuelve (i)

Comenzamos aquí a exponer algunas leyendas de la tradición cristiana que, aún cuando pueden tener orígenes precristianos o paganos en algunos casos, han sido como "bautizados" y dotados de un sentido esjatológico evidente.



Una de estas series de lo que llamaremos leyendas esjatológicas es la del rey que vuelve, signo éste evidente del anhelo del pueblo cristiano por aquel Rey de reyes que vendrá a hacer justicia con vivos y muertos. Análogamente, el pueblo fiel siempre ha considerado que sus más recordados monarcas y líderes (como el "criollo" que debe venir a parar la bola que pone a rodar el Martín Fierro) no han muerto realmente y que algún día volverán a hacer justicia y traer paz.



Podemos hoy burlarnos o puede parecernos una mera curiosidad histórica; pero hubo un tiempo en que esto no fue así, y aún un monarca en cuyos reinos nunca se ocultaba el sol, estuvo dispuesto a creerlo.



Los dejo pues con el primer caso.






“Sin embargo, algunos hombres dicen, en muchas partes de Inglaterra, que el rey Arturo no está muerto, sino que está, por voluntad de Nuestro Señor Jesús, en otro lugar. Y los hombres dicen que volverá, y que ganará la Santa Cruz. No digo que será así, prefiero decir que aquí en este mundo cambió su vida. Pero muchos dicen que está escrito sobre su tumba el siguiente lema: Hic iacet Arthurus. Rex quondam, Rexque futurus. (Aquí yace Arturo. El rey que fue. El rey que será en el futuro.)” – Sir Thomas Malory, Le Morte d’Arthur (cap. VII).


“…Estando viudo el católico rey nuestro don Felipe… se casó en Inglaterra…Y cierto dicen que su Majestad el Rey don Felipe, nuestro Rey, juró, que si el Rey Arturo viniese en algún tiempo, le dejaría el Reino.” – Julián del Castillo, Historia de los reyes godos que vinieron de la Scitia de Europa, contra el Imperio Romano, y a España: y la sucesión de ellos hasta el católico y potentísimo don Felipe segundo Rey de España.



Actualización: Por razones desconocidas debimos modificar la ilustración que acompañaba esta entrada el 1º de noviembre de 2009:



El Rey Arturo

(tapiz francés renacentista,


--> Leer...

 

  © 2009 +

True Contemplation Blogger Template by M Shodiq Mustika