Lo nuevo en la Liga Distributista

martes, 25 de agosto de 2009

Pensar lo impensado

En la segunda mitad de la década de 1950, durante lo más "caliente" de la Guerra Fría, un físico y matemático de la famosa Corporación RAND, Herman Kahn, que investigaba las posibilidades que tenían los estadounidenses de triunfar en una guerra nuclear con la Unión Soviética, comenzó a "pensar en lo impensable", desarrollando posibles escenarios, igualmente probables, de acuerdo con los resultados alternativos de una contienda atómica. El animarse a pensar lo que a nadie gusta pensar, pero que es posible, decía Kahn, nos posiciona mejor para enfrentar las incertidumbres del futuro.

Sobre la base de las ideas e investigaciones de Kahn, luego fueron popularizadas por el Instituto Hudson (en el que colaboraron personalidades como, por ejemplo, el politólogo francés Raymond Aron y el escritor Ralph Ellison), primero las petroleras (lideradas por Shell) y más tarde otras grandes empresas, comenzaron a desarrollar la denominada Teoría de Escenarios.

Originalmente los escenarios eran simples pronósticos de futuros variables, típicamente: uno óptimo, uno pésimo y uno intermedio, el más probable. Pero así vistos, los escenarios no tenían ninguna utilidad puesto que siempre se terminaba poniendo toda la atención en ese escenario intermedio, haciendo redundantes a los otros dos. A fines de los '60, dos planificadores de Shell, Ted Newland y Pierre Wack, comprendieron esto y decidieron "jugar" con escenarios lejanos, aparentemente poco probables, pero posibles, poniendo el foco sobre un conjunto de elementos críticos cuya variación podría afectar cualquier modelo predictivo. Dieron así con "historias", completas y coherentes, y no simples presupuestos, proyecciones o pronósticos numéricos. De esa forma, cuando se produjo la impensada --hasta ese momento-- "crisis energética" de 1973, Shell fue la única empresa de la industria que estaba preparada.

Un escenario no es una predicción pues no se trabajan con grados de certeza o probabilidades, sino con simples posibilidades. Un escenario tampoco es un pronóstico pues no existen proyecciones estadísticas. Tampoco es una profecía, un don que pocos tienen y que, obviamente, es difícil de confirmar a priori. Un escenario es el desarrollo de posibilidades distintas, alternativas y, generalmente, impensadas. Pensar escenarios posibles --suelen estudiarse más de cuatro y menos de doce, tras un largo proceso de "limpieza"-- debe ayudar a comprender las fuerzas que impulsan el sistema, las causas detrás de determinados efectos. Los escenarios son ejercicios que ayudan simplemente a pensar lo impensado... y a esperar lo inesperado.

Bastante más podría decirse de esta metodología pero a los efectos de esta entrada es suficiente. Ahora bien, estimados lectores de la bitácora Desde la Roca del Grifo, les propongo un ejercicio o juego.

Les pido me ayuden a delinear escenarios en base a las siguientes notas y artículos aparecidos en la prensa:

  • Dentro de 30 años, las actuales La Plata, Gran Buenos Aires y Rosario serán un único y compacto conglomerado urbano. Una megaciudad que se levantará sobre el 1% de la superficie del país, y donde vivirá la mitad de la población. Para peor, las proyecciones indican que no se tratará de una moderna ciudad. Todo lo contrario: de no cambiar el escenario socioeconómico, en la megaciudad abundarán barrios precarios, villas y asentamientos. [La Nación Revista, vía Centro Cultural Querencia.]
  • Un grupo de delincuentes que había salido de la Villa 31 se acercó hasta un automovilista que iba a bordo de un Volkswagen Gol para asaltarlo. Sin embargo, un prefecto se dio cuenta y, tras efectuar dos disparos al aire, hizo que los ladrones huyeran sin lograr su cometido. Este episodio ocurre a horas de la violenta protesta efectuada por habitantes de la villa, que reclamaron por el crimen de una adolescente de 17 años, que fue asesinada por un efectivo de la Prefectura cuando ella quiso asaltarlo. También hubo otra joven herida, presunta cómplice en el hecho. Los vecinos, en su mayoría jóvenes y adolescentes, incendiaron el puesto de Prefectura en el que se entregó detenido el buzo tras el hecho de la madrugada y pusieron en duda que realmente el implicado estuviera bajo arresto. ["Durante esos primeros incidentes, los manifestantes quemaron un puesto de la fuerza del que se llevaron varios uniformes." -- Télam vía El Litoral] La violenta protesta obligó al despliegue de un grupo especial de la Prefectura, fuerza con jurisdicción en el lugar por tratarse de una zona portuaria. La formación de un cordón de efectivos con cascos y escudos para contener a los revoltosos generó la ira de éstos, que apedrearon a los prefectos e incendiaron un par de automóviles abandonados y algunos neumáticos. Gases lacrimógenos y balas de goma fueron arrojados para intentar dispersar a los jóvenes, que liderados por el novio de la chica herida, obligaron a varios repliegues del cordón a fuerza de piedrazos, al punto de destruir escudos y apropiarse inclusive de un par de ellos. Los jóvenes improvisaron bombas molotov para arrojar contra los efectivos de la Prefectura, quienes recibieron el apoyo de hombres de la Policía Federal que se apostaron en las cercanías. [26 Noticias] Cerca de las 17, liberaron a los cuatro detenidos y los manifestantes se calmaron y dejaron de atacar a los efectivos que permanecieron hasta la noche en el lugar, al igual que decenas de vecinos. [Télam vía El Litoral] [Videos de todo esto aquí.]

  • ¿Solución? No hay solución, hermano. La propia idea de ‘solución’ es un error… Costaría billones de dólares e implicaría una mudanza psico-social profunda en la estructura política del país. O sea: es imposible. …No hay solución… Ustedes son los que tienen miedo de morir, yo no… Yo puedo mandar matarlos a ustedes allí afuera. Nosotros somos hombres-bombas… Somos una nueva ‘especie’, ya somos otros bichos, diferentes a ustedes… Mis soldados son extrañas anomalías del desarrollo torcido de este país. No hay más proletarios, o infelices, o explotados. Hay una tercera cosa creciendo allí afuera, cultiva en el barro, educándose en el más absoluto analfabetismo, diplomándose en las cárceles, como un monstruo Alien escondido en los rincones de la ciudad… La post-miseria genera una nueva cultura asesina, ayudada por la tecnología, los satélites, los celulares, la Internet, las armas modernas… Mis comandos son una mutación de la especie social… Nosotros somos una empresa moderna, rica… Ustedes son el estado quebrado, dominado por incompetentes. Nosotros tenemos métodos ágiles de gestión. Ustedes son lentos, burocráticos. Nosotros luchamos en terreno propio. Ustedes, en tierra extraña. Nosotros no tememos la muerte. Ustedes mueren de miedo… Ustedes tienen la manía del humanismo. Nosotros somos crueles, sin piedad… Estoy leyendo Clausewitz ‘Sobre la guerra’. No hay perspectiva de éxito. Nosotros somos hormigas devoradoras, escondidas en los rincones. Tenemos hasta misiles anti-tanque. Si molestan, van a salir unos Stinger [misiles tierra-aire portátiles] Ustedes sólo pueden llegar a algún tipo de éxito si desisten de defender la ‘normalidad’. No hay más normalidad alguna. Ustedes precisan hacer una autocrítica de su propia incompetencia. Pero a ser franco, en serio, en la moral…” [Traducción de “Panorama Católico Internacional” del 15 de diciembre de 2006. La entrevista fue posteriormente desmentida por el gobernador del estado de San Pablo, Claudio Lembo, cuando se le cuestionó el que permitiera el acceso a la prensa; sin embargo, la red de televisión Bandeirantes asegura que fue real. En cualquier caso, aunque haya sido "fabricada" por los periodistas, en todo caso pone en palabras las motivaciones que impulsaron a quienes protagonizaron los incidentes de San Pablo de mayo de 2006.]
No estoy tan seguro de que estemos al borde de una revolución marxista, al menos como las conocimos en el pasado; parece algo más bien como una "revolución de la nada" de la que habló Don Enrique Díaz Araujo -- aunque, en realidad, es el agravamiento de una enfermedad cultural, social, mental y espiritual de la que Baudelaire, entre otros, fue su profeta,

Il en est un plus laid, plus méchant, plus immonde!

Quoiqu’il ne pouse ni grands gestes ni grands cris,

Il ferait volontiers de la terre un débris

Et dans un bailment avalerait le monde;

C’est l’Ennui! – l’oeil chargé d’un pleur involontaire,

Il rêve d’échafauds en un fumant son houka.

Tu le connais, lecteur, ce monstre délicat,

– Hypocrite lecteur, mon semblable, mon frère!

¡Hay uno más feo, más malo, más inmundo!

Si bien no produce grandes gestos, ni grandes gritos,

Haría complacido de la tierra un despojo

Y en un bostezo tragaríase el mundo:

¡Es el Tedio! — los ojos preñados de involuntario llanto,

Sueña con patíbulos mientras fuma su pipa,

Tú conoces, lector, este monstruo delicado,

—Hipócrita lector, —mi semejante, — ¡mi hermano!

Un orgulloso "pibe chorro" mostrando su revolver.


 

  © 2009 Desde la Roca del Grifo

True Contemplation Blogger Template by M Shodiq Mustika