Lo nuevo en la Liga Distributista

lunes, 1 de marzo de 2010

Un respuesta a alguien que no debería opinar sobre lo que no sabe

El terremoto portugués de 1755 fue considerado en ese momento, tanto por los teólogos como por la gente sencilla, como un castigo de Dios por las reformas de José I, continuadas y profundizadas por el Marqués de Pombal (premier desde unos años antes), o -incluso- por las cláusulas secretas del Tratado de Methuen. Tanto impacto tuvo en la Europa del tiempo que Voltaire y otros ilustrados dedicaron bastantes páginas a "interpretarlo" y calmar las conciencias de sus seguidores.

1 comentario:

Maestro Gelimer dijo...

A interpretarlo (Voltaire es famoso en esto) como todo lo interpretaban: con la satánica pretensión de volver a las gentes contra Dios.

También Diderot tenía la poca vergüenza de escribir novelas en que las niñas eran enclaustradas por sus padres, y lo que sucedía en Francia, por ese tiempo, era todo lo contrario: que había muchas vocaciones religiosas entre las niñas, y los padres se oponían (como casi siempre) secuestrándolas en casa.

Ilustrados: malignos panfletarios. Nuevos Ilustrados: aburridos panfletarios.

Un saludo en Cristo Rey y buen combate.

 

  © 2009 +

True Contemplation Blogger Template by M Shodiq Mustika