Lo nuevo en la Liga Distributista

martes, 19 de mayo de 2009

Quail not, and quake not, thou Warder bold

EL VIGIA

John Henry Newman

Amenazado por la pena no desmayes,
¡no te inquietes, vigía en el otero
brumoso de la verdad!
Aunque pocos los fieles, y fiero el enemigo
lo débil es siempre la fuerza del cielo.

Infiel Ammon y Tiro mezquino
par discordante, podéis uniros.
Algunos trabajan por amor, algunos por salario,
pero lo débil será la fuerza del cielo.

La flaqueza de Elí, la negra ira de Saúl
alimenten el rencor de Ajitofel
y plegarias de Garizim, y maldiciones de Gat.
Nuestra debilidad mostrará la fuerza del cielo.

Aunque no haya amigos a la vista
no cejes, osado centinela;
no tiembles, vuélvete y pregunta
a los días de antaño, cuando siempre
lo débil era la fuerza del cielo.

Uno solo era Moisés, pero contuvo
en la presencia luminosa
el pecado de la hueste.
Y Elías en el Carmelo despreció el clamor
cuando Baal desafió la fuerza del cielo.

Muchos son los años del tiempo, pero una
es la eternidad, y uno el infinito.
Pocos son los elegidos, y los buenos hechos,
no obstante, lo exiguo es la fuerza del cielo.

(Traducción de Jorge Ferro)

The Watchman (a song)

[Fuente: Carlos Baliña, Los signos de los tiempos en la apocalíptica newmaniana]




1 comentario:

Ignacio dijo...

Me gusta el olor a bife por las mañanas.

 

  © 2009 +

True Contemplation Blogger Template by M Shodiq Mustika